Blog

Configuración sistémica sobre la dinámica del desempleo en España.

Taller en Barcelona: 17-03-2013

Se trata de una configuración ciega, en la que los representantes no saben a quién representan. Se escogen a 6 personas para configurar las siguientes “fuerzas”:

Gobierno de España (Tomás): Comenta que tiene conocimiento de todo lo que sucede. Tiene una gran seguridad sobre sí mismo. Manifiesta una absoluta convicción sobre cuál es la situación y que les sucede a cada uno de los representantes. Comenta que faltan ayudas. No se mueve ni tiene intención de hacer ningún movimiento. No se implica. Lo visualiza todo desde la distancia.

El desempleo (Isidro): Inicialmente está rígido. Se le observan movimientos muy lentos y pesados. Tiene la mirada fija. No puede moverse. Mira al Gobierno y a Europa. Acusa al Gobierno de “algo habrá hecho para que yo esté así”. Europa lo ve con preocupación.

El empleo (Asunción): La representante manifiesta que está bien. Se activa cuando entra “lo nuevo”.

Europa (Nuria): La representante manifiesta inquietud por la situación. Dice que hay una gran incertidumbre. Tiene buena relación con el Gobierno de España. La representante manifiesta una clara preocupación por el “desempleo”. Se mueve y trata de hacer “algo”.

Banco Central Europeo (Teresa): Manifiesta distancia con toda la situación. No interviene. Solo observa. Dice que siente pereza.

Lo que viene (Maria José): Entra con seguridad en el escenario, activa y con ganas de hacer cosas. Esta fuerza representa un impulso nuevo, una manera diferente de establecer relaciones, una nueva economía

Dinámica de la configuración.

Europa se dirige con determinación hacia el desempleo. Lo toca, lo sacude y zarandea para ver si se activa. El paro no se activa, sino que manifiesta que algo le ha hecho el gobierno que está peor y tiene impulsos a caerse hacia atrás. El desempleo se desploma y reclama más ayudas, más manos que lo sustenten. El Gobierno reclama más ayudas para sostener al “desempleo”, pero desde la distancia y sin intervenir. El único que está dando su apoyo para sostener al “desempleo” es Europa.

La situación empieza a activarse cuando aparece la representante de “lo que viene”. Empuja literalmente “al empleo” a moverse, a hacer los cambios que precisa. Al “empleo” inicialmente le cuesta moverse, reaccionar. La representante de “lo que viene” le dice al “trabajo” que vaya al “desempleo” para activarlo.

El “desempleo” no tiene ganas de cambiar, no tiene fuerza, está mal pero tampoco tiene ganas de activarse. Lo que quiere es más ayudas. Le molesta que aparezca “lo que viene” y que le induzca a hacer cambios.

Finalmente, por la determinación y el impulso de “lo que viene”, el “empleo” reacciona y se dirige hacia el “desempleo”, lo coge y baila con él. El “empleo” le insufla optimismo y dinamismo, y le dice al “desempleo”: “vive la vida con alegría”. La configuración termina con un baile juntos.

Conclusiones

La interpretación más sugerente es que el “desempleo” se activa, pero no por mediación del Gobierno, de Europa o del BCE, sino del propio empleo impulsado por la nueva economía. La dinámica parece manifestar que focalizarse en actuaciones o políticas del gobierno o en otras políticas de más ayudas al desempleo no produce resultados. Parece que lo requiriere el sistema es focalizarse en la nueva economía, a través del empleo.

En una constelación anterior sobre Europa, España, Grecia, el Euro, el Poder…. se manifestaba que la recuperación económica empezaba a suceder hacia el 2017-2018 y se estabilizaba hacia el 2020, produciéndose también cambios importantes en las estructuras sociales.

WhatsApp WhatsApp