Blog

“Lo que sucede en un taller vivencial de Constelaciones Familiares
es un fenómeno aún inexplicable”

Algunos relacionan científicamente este fenómeno con los campos morfogenéticos
o “campo de conocimiento”. Estos campos se manifiestan como campos energéticos
que existen de la misma forma que existen los campos electromagnéticos,
pero funcionan de forma diferente, conteniendo o almacenando información
y energía de los sistemas, los grupos, las especies,….

Otros creen que el fenómeno de las Constelaciones Familiares es un desafío
a cualquier explicación científica y que pertenece más bien al campo de la psicomagia.

 

Constelaciones Familiares y Constelaciones Primales

Una Constelación Familiar es probablemente la experiencia vivencial en grupo más importante de la psicoterapia contemporánea.

¿Qué es una Constelación Familiar?  –  Objetivos  –  La Conciencia

Vínculo / Equilibrio / Orden  –  El Proceso  –  La Ciencia

En las “Constelaciones Primales” se integra la dinámica Primal dentro del modelo de las Constelaciones Familiares de Bert Hellinger.

 

¿Qué clase de problemas y temas se tratan?

– Relaciones personales (entre padres e hijos, entre hermanos, parejas,…)
– Trastornos leves, tanto psicológicos como físicos (fatiga, hipertensión, dolores musculares, de cabeza o de espalda,…)
– Enfermedades graves, tanto mentales como físicas (esquizofrenias, depresiones profundas, suicidios,… y enfermedades físicas importantes como el cáncer)
– Adicciones y dependencias (drogadicción, alcoholismo, anorexia,…)
– Problemas con el trabajo, el dinero,…
– Temas de empresas y organizaciones.

 

Algunas Preguntas

¿Por qué no funcionan muchas relaciones de pareja?

¿Cual es la causa de las conflictivas relaciones entre padres e hijos?

¿Por qué algunas personas son drogodependientes o desean morirse?

¿Cual es la causa de la anorexia o la bulimia?

¿Se pueden evitar algunas enfermedades de la tercera edad?

¿Es posible prevenir o curar algunas enfermedades graves como la esquizofrenia o la psicosis?

¿Y otras enfermedades graves como el cáncer?…

¿Puedo liberarme de las cadenas que me atan a mi familia y reconocer los profundos vínculos de amor que me unen a ella?

¿Por qué soy de esta manera?
¿Qué patrones se repiten en la historia de mi familia y cómo me afectan?
¿Qué aspectos puedo cambiar?

¿De que forma está relacionado mi miedo al éxito con ciertos sucesos ocurridos en mi Familia, relacionados con mis padres, tíos, abuelos, bisabuelos,…?

¿Me puedo liberar de las obligaciones inconscientes que se han ido transmitiendo de generación en generación en mi familia?

¿Es posible reconocer las verdaderas heridas y sanarlas?

Estas y otras preguntas pueden ser mejor comprendidas si se contemplan
desde la perspectiva de las Constelaciones Familiares.

 

 

¿Qué es una Constelación Familiar?

Una Constelación Familiar es probablemente la experiencia vivencial en grupo más importante de la psicología contemporánea. Cada vez más psicólogos, psiquiatras y terapeutas de todo el mundo utilizan esta metodología con resultados muy positivos y a menudo sorprendentes.
Las Constelaciones sirven para identificar de una manera gráfica e inmediata muchos problemas y sus causas, mediante una imagen que nos muestra también las posibles soluciones, siendo una herramienta especialmente efectiva para la “resolución de conflictos” en las relaciones interpersonales.

¿Qué imagen muestra una Constelación Familiar?

La imagen del pasado de una persona (y su familia) hasta hoy.
La imagen interior que mantiene atada a la persona.
La imagen que ha impregnado el alma de esa persona debido a la interrupción de un “movimiento energético”, el cual, a un nivel psíquico, congeló el normal desarrollo emocional de ese ser humano.

¿En que se basa el modelo de las Constelaciones Familiares?

El lugar energético (psicológico) que ocupa un individuo en un grupo familiar, social o laboral condiciona y determina sus sentimientos y sus emociones. Por ello, solamente cuando el individuo ocupa el lugar que le corresponde, es posible desarrollar su proyecto de vida de una manera armoniosa y fructífera.

¿Como se configura una Constelación?

Se pregunta al cliente cuál es el problema o asunto que quiere tratar.
Se le pide que elija, de entre los asistentes al taller, representantes para las personas implicadas, y que las coloque, en relación unas con otras, según la cercanía o la distancia afectiva.
Los representantes, al ser preguntados por el terapeuta-facilitador, expresan sus sensaciones físicas y sus sentimientos.
El terapeuta, conectando con la energía que mueve la constelación, efectúa diferentes movimientos hasta restablecer el orden en el sistema o grupo, a la vez que sugiere diferentes frases sanadoras que ayuden a confirmar la solución.

 

 

Objetivos

¿Qué ofrecen los talleres de Constelaciones?

En casi todas las familias, hay ciertos hechos que tienen un profundo impacto en todos sus miembros. Estos hechos afectan profundamente a las relaciones entre padres e hijos, hermanos, parejas,… y causan enfermedades y trastornos mentales graves.

Los talleres de Constelaciones ofrecen a los participantes la oportunidad de liberarse de sufrimientos, sentimientos de culpa y obligaciones inconscientes que se transmiten de generación en generación, iniciando un proceso de profunda sanación psíquica y física.

Las Constelaciones son una oportunidad única para comprender los vínculos invisibles de la red familiar e iniciar un profundo cambio en las relaciones dentro de la familia.

En los talleres se muestran las soluciones que traen alivio y bienestar a los miembros de la familia, afectando de forma muy positiva no sólo a los asistentes al taller, sino también, de forma sorprendente y misteriosa, a miembros de la familia no presentes.

Para lograr la armonía y la felicidad que todos deseamos es necesario que cada miembro de la familia sea reconocido, y tenga su lugar de dignidad y respeto.

¿Qué se puede lograr con los talleres de Constelaciones?

* Equilibrar los sistemas familiares, sociales u organizacionales, y comprender en profundidad lo que es la lealtad y cuándo es sana la rebeldía.
* Solucionar conflictos con la pareja, los padres, los hijos, los hermanos y otros miembros de la red familiar (y también otros sistemas).
* Comprender y aceptar la enfermedad en sus origenes sistémicos como un primer paso hacia la posible sanación.
* Enfrentarse con el miedo a la muerte y a las separaciones en general.
* Aprender a aceptar a nuestra pareja tal como es, y mejorar nuestra comunicación y nuestra sexualidad.
* Clarificar y diferenciar las emociones y los sentimientos hacia otras personas.
* Comprender que nuestras acciones siempre tienen consecuencias.
* Recuperar el equilibrio interior y adquirir un compromiso social acorde con nuestros auténticos deseos.
* Alcanzar la paz y la felicidad que necesita nuestra vida, pues estos son anhelos del alma.

¿A quien interesa un taller de Constelaciones?

* A quienes deseen tratar asuntos problemáticos de su vida, ya sean dificultades en sus relaciones (padres-hijos, asuntos de pareja, temas laborales, …), trastornos psíquicos, o incluso enfermedad físicas.
* A Profesionales de la Salud (psicólogos, psiquiatras, terapeutas, médicos, asistentes sociales,…) y de la Educación (profesores, directores de colegios, educadores,…), y en general a los miembros de organizaciones relacionadas con la salud mental, para que puedan integrar este enfoque y esta comprensión en su ámbito de trabajo.
* A empresarios, directivos de empresas y jefes de departamentos, a directores de fundaciones y otras organizaciones.
* A cualquier persona con un deseo auténtico de comprenderse a sí misma y a sus seres queridos.

Preguntas

¿Por qué no funcionan muchas relaciones de pareja?
¿Cual es la causa de las conflictivas relaciones entre padres e hijo?
¿Por qué algunas personas son drogodependientes o desean morirse?
¿Cual es la causa de la anorexia o la bulimia?
¿Se pueden evitar algunas enfermedades de la tercera edad?
¿Es posible prevenir o curar algunas enfermedades graves como la esquizofrenia o la psicosis? … ¿Y otras enfermedades graves como el cáncer?

Estas y otras preguntas pueden ser mejor comprendidas si se contemplan desde la perspectiva de las Constelaciones Familiares.

 

 

La Conciencia

Introducción

Desde que nacemos, cada uno de nosotros forma parte de una familia (o más bien una red familiar) que comparte una conciencia común. Una especie de “alma familiar” que une a los miembros de la familia, velando por los derechos de todos, aunque sus miembros no sean conscientes de ello.

Cuando algún miembro de la familia tuvo una suerte especialmente trágica, o fue olvidado, excluido o menospreciado, en generaciones posteriores se desarrollan identificaciones e implicaciones sistémicas.

Esto quiere decir que un miembro posterior de la familia cargará “inconscientemente” con la obligación de “recordar” a aquellos que fueron apartados de la mente y del corazón de la familia (expulsados, despreciados,… o simplemente olvidados), o sufrieron una suerte especialmente difícil y no han sido reconocidos y honrada su memoria.

El miembro “olvidado” deja un “espacio vacío” que es percibido por el resto de los miembros (aunque se trate de una abuela que nunca han conocido), como “me falta algo – nos falta algo”, y algún miembro posterior se sentirá movido a “llenar” ese espacio vacío, identificándose inconscientemente con el “excluido” y repitiendo impulsivamente su suerte.

Otra forma de verlo sería que la presencia energética de ese “ser olvidado” permanece en la familia, como si fuera un fantasma, afectando trágicamente el destino de próximas generaciones, hasta que es reconocido e integrado en la “memoria familiar”.

La conciencia familiar

La conciencia familiar se manifiesta como una sensación de bienestar o malestar que se respira en el ambiente familiar. Aunque sus miembros apenas pueden percibir sus raíces, su origen se puede vislumbrar en la “historia oculta” de la familia.

Desde la perspectiva Primal, esta ocultación no tendría tanta importancia si no fuera por la negación de los sentimientos que acompañan la ocultación del suceso. Es decir, desde la perspectiva Primal lo que realmente pesa en la conciencia es la negación de los sentimientos, lo cual bloquea la energía y filtra el fluir del afecto. La culpa y el dolor tienen sin duda un gran peso en esta negación, pero en otras circunstancias la verguenza puede tener una importancia decisiva. Así, una madre soltera puede decidir deshacerse de su bebé si la presión social de la época que le toca vivir es excesiva.

Las Constelaciones Familiares desvelan las dinámicas ocultas en el sistema familiar, ayudan a enfocar la situación, y permiten resolver relaciones conflictivas y otras implicaciones sistémicas.

Para el individuo es un proceso inconsciente. La conciencia individual no es consciente de esas fuerzas, pero su impulso crea dinámicas que desbordan y modelan magistralmente los comportamientos de los miembros del sistema familiar.

Los talleres de Constelaciones realizan con una eficacia sorprendente el trabajo de comprender y armonizar los desequilibrios energéticos, emocionales y estructurales que sufren las familias (y los sistemas en general), identificando rápidamente los asuntos ocultos que generan conflictos.

Desvelar el origen de las fuerzas que gobiernan la realidad del sistema familiar no solo fortalece las relaciones dentro de la familia sino que también trae paz y tranquilidad a sus miembros.

 

 

Vínculo – Equilibrio – Orden

¿Cuál es la labor del terapeuta que dirige una Constelación?

Acompañar al movimiento del “alma de la constelación” con el objetivo de solucionar los desequilibrios manifiestos del sistema, mediante la verificación de tres elementos básicos:

* Vínculo y pertenencia.
* Equilibrio entre dar y tomar.
* Orden.

Vínculo y pertenencia

De la misma forma que es vital respetar las leyes de la naturaleza (y del universo), reconocer los órdenes que gobiernan las relaciones humanas es trascendental.

Todos los miembros de una familia tienen un sentido de pertenencia innato. Si algún miembro es excluido, aunque sea por un motivo aparentemente razonable, otro miembro de una generación posterior repetirá su suerte.

Ningún miembro de una familia puede ser apartado o marginado por ser alcohólico, drogadicto u homosexual, ni debido a su estatus económico, cultural o social, ni tampoco por ideas políticas, sus creencias, su raza o su color.

Cuando alguien no es reconocido en su vínculo natural con la familia ni se respeta el lugar que le corresponde, toda la familia sufre las consecuencias, incluidos los miembros que no saben nada de lo ocurrido.

Las investigaciones realizadas por Bert Hellinger parecen confirmar que las personas que son apartadas de su familia, más adelante son “representadas” por otros miembros de la misma familia. Así, en generaciones posteriores, parecen repetirse las enfermedades, las adicciones, los suicidios, los accidentes,…

Lo que Hellinger deduce de todo ello es que la conciencia familiar intenta compensar las injusticias sufridas por los miembros de las generaciones anteriores.

Desde la visión Primal, aunque existen algunas diferencias con esta interpretación, sí coincidimos con Hellinger en que esta conciencia se encarga, por así decirlo, de darles el lugar que les fue negado.

Equilibrio entre dar y tomar

Todo ser humano necesita encontrar un equilibrio entre dar y tomar (recibir).

Según Hellinger, una relación tiende a romperse cuando la relación entre el dar y el tomar no está equilibrada. Si lo que se da no es compensado con lo que se recibe, surgirán problemas. Por esta razón, no es conveniente dar mucho más de lo que el otro sea capaz de devolver, porque éste siempre se sentirá incómodo con la deuda. Cuando alguien no tiene posibilidad de conseguir un equilibrio proporcionado se generan conflictos que casi siempre conducen al fin de la relación.

Desde la perspectiva Primal, hay algunas diferencias de apreciación importantes en la interpretación, el significado y el sentido de dar y recibir, lo que se traduce en una forma diferente de enfocar los talleres.

Orden en la familia

Con frecuencia, se ocultan ciertos sucesos (suicidios, abortos voluntarios, viejos amores, crímenes, injusticias, etc.) para alejarlos de la memoria familiar, pero esta queda impregnada energéticamente de estos sucesos y, al no encontrar donde ubicarlos o situarlos, se produce un desconcierto generalizado en la familia.

Debido a ello, los padres o los hijos asumen papeles que no les corresponden: el hijo hace de padre, el hermano mediano de primogénito, el abuelo de padre del nieto, etc.

Este desconcierto se convierte en un continuo desasosiego cuando además no se respeta ni se honra a uno de los padres, excluyéndolo, marginándolo o negándole el lugar que le corresponde (también cuando no se respeta el lugar que debería ocupar una pareja anterior del padre o de la madre).

En muchas ocasiones, como consecuencia de este desajuste energético/vivencial, los hijos son quienes se ven obligados a dar y los padres los que reciben, cuando en realidad los hijos únicamente pueden amar, honrar y respetar a sus padres. Todo lo demás debería de nacer del amor que sienten hacia ellos y no como una obligación.

Reconocer estos órdenes que gobiernan las relaciones familiares, permite restablecer el equilibrio y el orden natural en nuestras vidas.

 

 

El Proceso

Una Constelación Familiar es una experiencia vivencial en grupo en la que un participante, que desea trabajar un tema específico, selecciona, entre los asistentes al taller, a varias personas para “representar” a miembros de su familia. Seguidamente los coloca en el lugar que intuitivamente siente que le corresponde a cada uno, según la relación de cercanía o distancia que existe entre ellos.

En unos instantes, los “representantes”, preferiblemente personas que desconocen a quienes representan (para no estar condicionados por lo que saben de las personas representadas) asumen actitudes y expresiones muy similares a las personas a quienes están representando. Por una razón que actúa más allá de la lógica racional, cuando los representantes son situados en la constelación (e incluso antes), experimentan sensaciones corporales y sentimientos que reflejan con bastante fidelidad las emociones, los gestos y hasta las expresiones verbales de las personas a quienes “interpretan”.

Las evidencias que se presentan durante una constelación son tan convincentes que los asistentes comprenden rápidamente que lo que está sucediendo no es una “actuación fantasiosa” fruto de la imaginación de los representantes, sino que es algo mucho más profundo.

Sin ningún tipo de sugestión o inducción, los representantes exteriorizan gestos y sentimientos semejantes a los de las personas representadas, algo que pueden constatar todos aquellos que han hecho su propia constelación y conocen a las personas que están siendo representadas.

Con frecuencia fluyen, de forma espontánea, lágrimas y expresiones de afecto, acompañadas de emociones que parecen reflejar fielmente las de los miembros de la familia representada.

Mediante esta dinámica tan especial y sorprendente, los participantes revelan una parte esencial de lo que sucede en el interior de la familia representada.

Con frases curativas, movimientos del lenguaje corporal e incluso ritos, el terapeuta intenta corregir la vieja dinámica para orientarla hacia la solución, creando una conciencia de aceptación de la realidad, el equilibrio y la compensación, al mismo tiempo que se muestra cómo, al permitir fluir el amor, es posible sanar lo que está herido.

Explicaciones adicionales

Una Constelación Familiar es una dinámica de grupo que permite identificar rápidamente los enredos ocultos que generan conflictos en las familias y en las relaciones personales en general; una forma de terapia sistémica que ayuda a descubrir los enredos que causan el conflicto y a enfocar inmediatamente la solución.

El terapeuta sistémico Bert Hellinger descubrió una forma especial de explorar la conciencia familiar a través de esta dinámica de grupo.

La psiquis de la propia familia -la red de vínculos que algunos prefieren llamar alma familiar- gobierna las conductas que asumen sus miembros. A través de las Constelaciones Familiares los entramados de la psiquis familiar se hacen conscientes y surge una oportunidad inigualable para la solución.

Una Constelación Familiar se hace en una sala amplia con la participación de entre 20 y 30 personas sentadas en círculo o semicírculo (aunque también pueden ser varios cientos de personas sentadas en círculos y semicírculos concéntricos).

Es preferible que al menos la mayoría de los asistentes no se conozcan entre si, para así poder elegir representantes cuya “inocencia” no esté condicionada por lo que saben de las personas representadas. Una persona –cliente- al configurar la constelación de su propia familia, elige a los representantes de los miembros de su familia, mientras las demás personas participan en calidad de observadores.

Quien desee explorar la dinámica oculta en su familia tan solo tiene que formular, de manera breve, un asunto o una pregunta acerca de lo que desea averiguar. Por ejemplo: “¿Por qué no logro encontrar una pareja estable en mi vida?”, “Por qué se repiten las situaciones trágicas en mi familia”, etc.
Después, basta con que el cliente mencione algunos hechos significativos que han sucedido en su familia: sucesos trágicos y dolorosos (muertes, accidentes,…) relaciones anteriores, etc…
A continuación, el terapeuta ayuda a dar forma a la constelación con la finalidad de descubrir las implicaciones sistémicas relacionadas con el asunto o pregunta.

 

La Ciencia

¿Existe alguna explicación científica razonable para este fenómeno?

* Algunos relacionan este fenómeno con los campos morfogenéticos del biólogo inglés Rupert Sheldrake (En Alemania, el doctor Albrecht Mahr lo llama “wissende Felder” o ”campos conocedores/campos con memoria”).
Estos campos se manifiestan como campo energéticos que existen de la misma forma que existen los campos electromagnéticos, pero funcionan de forma diferente, “conteniendo” o “almacenando” información y energía de los sistemas, los grupos, las especies,….
* Otros creen que es un desafío a cualquier explicación científica y que pertenece más bien al campo de la psicomagia.

La aportación de Bert Hellinger

La principal aportación de Bert Hellinger es la constatación de que el Amor crece y florece dentro de un Orden que da a cada miembro de la familia o del sistema un lugar de dignidad y respeto. Según Hellinger, todos somos miembros de una familia y estamos ligados por profundos lazos de amor y lealtad. Este amor nos puede llevar a la felicidad o traer la desdicha, la enfermedad, e incluso la muerte.

Bert Hellinger observó durante años las dinámicas que conllevan identificaciones e implicaciones trágicas entre generaciones. La muerte temprana de un miembro de la familia, o cuando alguien fue expulsado u olvidado o se le negó la pertenencia, o cuando hay injusticias y desequilibrios en el equilibrio entre dar y tomar, son hechos que tienen efectos en las generaciones posteriores de manera totalmente inconsciente. Hellinger observó dinámicas de seguir a la muerte a otra persona, o querer morir y llevar cargas en lugar de otros, o expiaciones de culpas de antepasados, etc. También concluyó que en el fondo de todas las neurosis se hallan los movimientos amorosos interrumpidos hacia los padres.

En el trabajo de Constelaciones Familiares las dinámicas e implicaciones que generan desdicha salen a la luz, y al restablecer los Ordenes del Amor aparecen soluciones que hacen fluir el amor para bienestar y alivio de todos los miembros de la familia.

Sucesos importantes para hacer la propia Constelación

Diferencia entre “Constelar” y “Representar”

Artículos de Constelaciones Familiares – Primales – Personales

WhatsApp WhatsApp